Sierra Leona, situada en la costa occidental de África, tiene un área total de 71.740 km2 y una población alrededor de 6,4 millones de habitantes. Se trata de uno de los países más pobres del mundo (con una pobreza estimada del 63%), lo que lo sitúa en el puesto 181 de un total de 187 países (PNUD). La tasa de mortalidad materno infantil es una de las más elevadas del mundo.

Dos tercios de la población viven en áreas rurales y la desigualdad entre hombres y mujeres es muy evidente; el 91% de las mujeres sufren mutilación y la tasa de alfabetización femenina es de 57% con respecto a los hombres.

Por eso desde el Hospital Sant Joan de Déu se creó el Programa de Malnutrición en un área rural del distrito de Port Loko (Sierra Leona), este proyecto tiene como objetivo reducir la malnutrición y la mortalidad materno infantil de la población de Mabesseneh y Lunsar mediante la prevención, apoyo y tratamiento.

Se realizan valoraciones nutricionales a todos los niños y madres que entran en contacto con los servicios de salud del Hospital Saint John of God de Mabesseneh, se renuevan e implementan protocolos de tratamiento en hospital y la comunidad; y se mejora la educación sanitaria y los conocimientos del valor nutricional de los alimentos de las madres con la intención de prevenir y tratar la malnutrición infantil en el área de influencia del hospital y, posiblemente así, reducir la morbimortalidad provocada por la malnutrición y otras enfermedades.

En esta área del país hay una baja cobertura y calidad de los servicios de atención especializada debido al insuficiente número de profesionales sanitarios formados y la falta de equipamiento; y una baja concienciación sobre la importancia de la atención especializada, agravada por el miedo al contagio de enfermedades en los centros, la falta de información sobre los derechos de la salud y la baja accesibilidad a estos establecimientos.

Revertir esta situación y mejorar la nutrición de las personas afectadas, podría incrementar la supervivencia de esta población y ser el primer paso para poder acabar con la pobreza y conseguir una mejor calidad de vida.

Fundación Áurea centra su actividad, mayoritariamente, en proyectos del entorno local pero también es sensible a las problemáticas presentes en entornos más lejanos. Recientemente ha apoyado el proyecto “SOS refugiados”, también del HSJD, pero debido a los problemas burocráticos en Grecia que han afectado a la viabilidad del proyecto, esta ayuda se ha redirigido en el 2018 al proyecto Sierra Leona con el que esperamos poder conseguir avances significativos en la reducción de la malnutrición y la mortalidad materno infantil en la zona de actuación.