Fundació Roure y la Lavandería Solidaria

Fundació Roure y la Lavandería Solidaria

Fundación Áurea, como ya sabéis, está implicada en tres de los proyectos de Fundació Roure: el Taller de Costura, la Lavandería y la Tienda Solidaria. En el envío anterior os informamos sobre el Taller de Costura de Emili Papirer y la labor social que desarrolla ofreciendo a personas con perfiles vulnerables, mayoritariamente mujeres, la oportunidad de formarse en costura.

En esta ocasión queremos hablaros sobre otro de los proyectos, la Lavandería Solidaria; que desarrolla una labor social tanto con clientes como con sus trabajadores.

Establecida con el objetivo de dar servicio a personas que no podían lavar la ropa en casa, o bien porque no tienen agua corriente o lavadora, o por enfermedad mental o cognitiva, la Lavandería Solidariaofrece servicios de limpieza, secado y planchado de ropa del hogar a precios sociales para personas con pocos recursos. En lo que llevamos de año han sido 197 los beneficiarios atendidos.

Ubicada en la Calle de la Blanqueria, 5, la Lavandería, cumple una función de centro social creando puestos de trabajo estables dirigidos a personas con perfiles vulnerables y, desde hace 2 años, ofrece prácticas para personas derivadas de entidades sociales o adolescentes del barrio. A destacar su participación en el programa de alternativa a la prisión como centro donde se llevan a cabo trabajos en beneficio de la comunidad.

Desde 2016, y con el objetivo de mejorar su facturación, ofrecen sus servicios de lavandería a precio de mercado a empresas privadas, la mayoría del sector de la hostelería y la restauración; lo que genera recursos para que este proyecto compense el déficit económico de las coladas solidarias y ayuda a las empresas a reforzar su responsabilidad social corporativa. Actualmente son 21 las empresas privadas que utilizan este servicio.

Como objetivo futuro, la Lavandería Solidaria, quiere conseguir ser un proyecto autosuficiente, consiguiendo el “break even”, es decir, que los ingresos cubran todos los costes, sin depender de ayudas externas. Para ello quieren ampliar sus clientes privados y están planeando una campaña de comunicación para captarlos, que se difundirá a través de las redes sociales y en los propios hoteles y restaurantes.