Salud postural en el teletrabajo y en el colegio

Las molestias derivadas de los malos hábitos posturales afectan a un gran número de adultos y también a niños. Os adjuntamos algunas recomendaciones para poder corregirlos. Ya llevamos tiempo reincorporados a nuestra rutina después de las vacaciones, los niños en el colegio y los adultos, en muchos casos, teletrabajando debido a la situación actual derivada de la COVID-19, a menudo sin una buena adecuación del entorno de trabajo. Es un buen momento para volver a repasar nuestros hábitos posturales y ver cómo podemos mejorarlos, también en nuestros momentos de ocio, ya que pueden tener consecuencias nocivas para nuestra salud. Estas consecuencias pueden llegar a ser crónicas y generarse la patología llamada “síndrome del ordenador” que implica dolor de espalda, sequedad ocular, tendinitis de palma o muñeca, problemas de visión, contracturas, obesidad, retención de líquidos y dolor de cuello. Unos síntomas, que tal como afirma el doctor Nebot, traumatólogo de Vithas Valencia Consuelo y Vithas Castellón “pasan factura a lo largo de los años. Lo principal es corregir las malas posturas, sino vas a ser propenso a encorvarte a medida que te haces mayor y posiblemente padecerás muchos otros problemas como hernias discales lumbares o cervicales, ya que la columna vertebral y los hombros se resienten y el cuello se ve dañado”. El estar inclinado hacia adelante o mirar el teléfono o la pantalla de la TV durante horas sin ningún tipo de ejercicio para contrarrestarlo tiene secuelas negativas para la salud “por eso es tan importante la higiene postural y la prevención”, afirma el especialista. ¿Cómo combatir las malas posturas? Para combatir las consecuencias posturales, “hay que hacer estiramientos...

Apoyo a los mayores

Estos últimos meses, la pandemia de la COVID-19 ha marcado nuestra vida, tanto en lo personal como en lo profesional y, lamentablemente, ha tenido graves consecuencias en muchas personas, también de nuestro entorno. Como no podía ser de otra forma, esta situación también ha tenido impacto en la actividad de la fundación. Por un lado, con la creación del proyecto Alimentos, motivado por la situación de necesidad creada y la oportunidad de colaborar proactivamente en la ayuda a los colectivos afectados. Por el otro, algunas actividades que venimos apoyando han quedado afectadas por las restricciones impuestas por la situación sanitaria. En estas circunstancias queremos rendir homenaje a las entidades con las que colaboramos que han seguido manteniendo su actividad bajo duras condiciones de trabajo, cubriendo necesidades básicas y más allá, manteniendo el apoyo a personas enfermas de cáncer y a sus familias y, especialmente, acompañando a personas mayores, un colectivo especialmente castigado por los efectos directos de la pandemia y por las medidas impuestas de aislamiento para prevenir estos efectos. Entre estas entidades, queremos presentaros la labor de Avismón que, además de ayuda básica, proporciona servicios a domicilio y acompañamiento a personas mayores que viven solas. Evidentemente, la situación de confinamiento afectó a su actividad, pero mantuvieron este acompañamiento intensificando el seguimiento telefónico por parte de sus voluntari@s, reanudando la actividad presencial y los servicios domiciliarios en cuanto fue posible, a partir del mes de junio. Este contacto humano es clave para ayudar a estas personas mayores a sentirse arropadas y así, poder hacer frente a esta dura situación con un mayor apoyo. Con la contribución de Fundación Áurea...

Actualidad de nuestro proyecto Alimentos Solidarios

Queremos contaros las actividades que hemos llevado a cabo en estos últimos meses y animaros a colaborar con nuestro proyecto Alimentos Solidarios para ayudar a paliar los efectos de la crisis social de la COVID-19 En nuestra newsletter de junio os informamos del proyecto iniciado por Fundación Áurea para contribuir a mitigar la crisis social y humanitaria derivada de la crisis sanitaria de la COVID-19, colaborando con entidades que están atendiendo a personas y familias que tienen dificultades para conseguir cubrir sus necesidades básicas de alimentación e higiene. En este contexto, nuestra fundación asumió un papel proactivo aglutinando la labor de donantes particulares y empresas y la labor de distribución de estas entidades para hacer llegar la ayuda. En estos últimos meses este proyecto se ha consolidado con el refuerzo de las infraestructuras y la incorporación de nuevos colaboradores y va a seguir haciéndolo ya que, como estamos viendo, la problemática no sólo no va a revertir en breve, sino que está volviendo a agudizarse con la evolución de la pandemia. En julio de 2020 se dio un paso adelante clave, con el alquiler de una nave en el puerto de Barcelona, como centro logístico en el que recibir los productos donados y desde el que poder realizar el reparto a las entidades colaboradoras, y con la adquisición de equipos de frío para poder recibir y almacenar productos refrigerados. También contamos, a través de la colaboración con Fundación ARED, con la incorporación de una persona al equipo a través de inserción laboral y una furgoneta refrigerada para la recogida y entrega de productos. En estos momentos colaboramos con 20...