La conexión digital excesiva implica serios riesgos. Te ofrecemos 10 claves para ayudarte a reducirla. Esta “desintoxicación digital” te aportará grandes beneficios.

La hiperconectividad es un concepto que sintetiza la situación actual del ser humano en la cual vive conectado permanentemente a la información a través de diferentes dispositivos como la radio, la televisión, internet, los ordenadores, las tablets o el smartphone. Sumado a esto, se ha generado una necesidad de conectividad permanente principalmente en niños y jóvenes por motivos educativos y por búsqueda de diversión.

Los niños actuales han interiorizado desde su nacimiento la era de la tecnología instaurada en su entorno más cercano y en diferentes entornos familiares, sociales y académicos. Así lo explican los psiquiatras de la Unidad de Desintoxicación y Patología Dual del Hospital Vithas Aguas Vivas, Augusto Zafra, Miguel Ángel Harto, Charo Genovés y Víctor Avellón quienes aseguran que tomarnos un descanso “nos enseña que podemos vivir sin esta estimulación constante y además reduce esa “dependencia” de la tecnología y la digitalización”.

Si después de una larga jornada laboral en la que permaneció mucho tiempo frente a su ordenador respondiendo un sinnúmero de mensajes y participando en varias teleconferencias, acostumbra a ver series por plataformas de streaming, revisar un buen rato sus redes sociales o navegar en Internet hasta altas horas de la noche, lo que seguramente necesite es una “desintoxicación digital” de tanto estímulo repetitivo y de alto impacto.

El confinamiento y la reducción de contactos sociales provocados por la pandemia de la COVID-19 ha agudizado esta situación, especialmente en niños y jóvenes que, en muchos casos, han llegado a tener problemas de uso excesivo o descontrolado de aparatos electrónicos (tablets, móviles, etc.).

Algunos de los riesgos del uso excesivo o inadecuado de la tecnología son:

  • Padecer ansiedad o FOMO (miedo a estar perdiéndose algo, o quedar excluido de las redes sociales).
  • Anular la creatividad pues ya no generas ideas propias, todo lo que necesita lo encuentra en la red.
  • Perder el análisis crítico de la realidad y falta de reconocimiento de noticias verdaderas. Dejarse influenciar por las noticias o tendencias de las redes sociales.
  • Fomentar el aislamiento y los problemas de socialización.
  • Generar pensamientos obsesivos y comportamientos compulsivos.
  • Aumentar el riesgo de sufrir depresión, irritabilidad y ansiedad.
  • Generar problemas de sueño e insomnio.
  • Utilización de las TICs como medio para insultar, engañar, estafar, acosar, o crear algún daño a otra persona o bien sufrir los efectos de estos.
  • Renunciar a ciertas actividades y responsabilidades por estar conectado. Preferir quedarse en casa antes que salir a una caminata o jugar un partido virtual antes que uno real de futbol.
  • Aislarse (en particular personas que viven solas) y perder el contacto con el entorno social y los compañeros de trabajo).
  • Generar problemas de salud como el síndrome visual informático, o lesiones en la columna como secuela de la posición repetida que se adopta al usar teléfono inteligente. Fomentar el sedentarismo y sobrepeso, entre otros
  • Provocar la llamada fatiga tecnológica, que es la sensación que la tecnología ya no puede sorprendernos, que estamos aburridos, que nada satisface nuestros deseos de ver cosas novedosas y sensación de insatisfacción crónica.

Ante tanto riesgo te ofrecemos algunas claves para la desintoxicación digital y sus beneficios

CLAVES

  1. Evite en la medida de lo posible, el envío de comunicaciones profesionales finalizada la jornada laboral, así como hacer llamadas telefónicas fuera del horario de trabajo establecido en la empresa, salvo causas de fuerza mayor o circunstancias excepcionales.
  2. Desinstale aplicaciones y elimine todas las que no necesite y aquellas en las que pasa bastante tiempo. Aproveche así para liberar espacio de su dispositivo y utilizarlo para descargar una aplicación que le indique cuánto tiempo diario usa el móvil y le permita establecer límites.
  3. Desactive notificaciones. La mayoría de las aplicaciones viene acompañada con avisos sonoros que, además de ser intrusivos, tienen como finalidad llamar la atención de los usuarios para que sientan la necesidad de revisar su smartphone. Lo mejor es desactivar las notificaciones de todas las aplicaciones, excepto de las que considere esenciales para el trabajo y para la comunicación familiar.
  4. Establezca zonas y horas libres de teléfono. Destine áreas del hogar en las que se restrinja el uso del smartphone o, por lo menos, en determinados horarios, por ejemplo, en el comedor; esto le permitirá compartir e interactuar más tiempo en familia. Es clave para fortalecer las relaciones con los hijos y marcarles pautas de uso de los dispositivos. También es recomendable dejar de interaccionar con estos dispositivos tras la cena y dejarlos fuera del dormitorio antes de dormir, pues la proximidad del smartphone podría tentarle a revisarlo en medio de la noche.
  5. Use temporizador y aplicaciones de actividad: Permanecer sentado por mucho tiempo usando aparatos puede ser perjudicial para la salud. Establezca alarmas que le indiquen el tiempo que lleva conectado y programe pausas activas durante su jornada. Existen aplicaciones de salud que pueden animarle a mantenerse activo y ayudarle a rastrear sus logros.
  6. Relativice los tiempos, establezca prioridades y determine las urgencias. Pregúntese si es importante contestar inmediatamente a un email, a una llamada, a un mensaje, o si, por el contrario, este puede esperar. En muchos casos los temas que consideramos prioritarios no son tan importantes como pensamos y es el automatismo mental el que hace el acto sin utilizar atención consciente y discriminativa.
  7. No se lleve el trabajo a casa. Desconectar mentalmente es sumamente importante para ser más eficientes en nuestro trabajo. No hablar de asuntos laborales cuando termine la jornada laboral será clave para conseguirlo. La parcelación del entorno laboral en un espacio definido es clave para conseguirlo.
  8. Optimice tu tiempo. Evite distracciones y “ladrones de tiempo” durante su jornada laboral le ayudará a optimizar el tiempo que dedica a sus tareas. De esta manera evita que quede trabajo pendiente, se entre en emociones negativas o de culpabilidad y se lo lleve a casa.
  9. Organice actividades al aire libre con la familia o con amigos. Es fundamental mantener hábitos y rutinas saludables, animando a los niños y jóvenes a dejar de lado los aparatos electrónicos, y fortalecer las relaciones sociales.
  10. Recuerde, su ejemplo es clave para sus hijos. No sirve de nada pedir a nuestros hijos que pasen menos tiempo ante las pantallas si nos ven a nosotros pegados al móvil a todas horas.

BENEFICIOS

  1. Reduce el estrés, la fatiga, el cansancio, la irritabilidad y la ansiedad.
  2. Acaba con el FOMO (fear of missing out) o miedo a perdernos algo si desconectamos.
  3. Incrementa los niveles de atención sostenida.
  4. Aumenta el sentido de la realidad y la experiencia sensorial.
  5. Mejora las relaciones personales y profesionales.
  6. Recupera la sensación de control sobre nuestras vidas.
  7. Mejora la eficacia en todos nuestros ámbitos de actuación y aumenta la productividad
  8. Protege la privacidad y la libertad.
  9. Mejora la conciliación laboral y familiar.
  10. Mejora la sensación de bienestar, la salud corporal y mental.